Mira, Platero, los burros del Quemado; lentos, caídos, con su picuda y roja carga de mojada arena, en la que llevan clavada, como en el corazón, la vara de acebuche verde con que les pegan…

… De aquellos burros del arenero a éstos de hoy que cargan reinas; todo un honor para la reina, claro. Felicidades señor burro, al menos no es mojada arena.

 

Anuncios