Dime si el camino de la vida

va en el mismo sentido que del tiempo,

pues, cuanto más pasa, más vuelvo

hacia mí y a mi punto de partida.

 

Si ese devenir de lo que quiero

y no puedo, no es más que el destino,

que ya está trazando mi camino

y que, cuando lo alcance todo, muero.

 

Y si esa soledad que nos libera

aparece en el justo momento

y en el mismo lugar que el nacimiento,

y nos hace vivir en una rueda.

Anuncios