Ya está en casa la pequeña Olga,

¡con más fuerza que nunca!

y una sonrisa de oreja a oreja.

 

 Gracias a todos los que os habéis acordado de ella.

Vuestros deseos han sido medicina y aliento.

 

Anuncios