El fuego como origen y fin de todas las cosas. Su capacidad de generar calor, energía, y su fuerza destructora implacable.

Anoche, en casa, escribimos en un papel tres cosas para olvidar, cada uno las suyas, y lo rompimos en mil pedazos que volaron por la ventana, con la ayuda del viento, a buscar las hogueras de San Juan de algún lugar de la Tierra. El papel con los tres deseos lo guardamos cada uno en un lugar distinto, secreto, para ver si se cumplen en el próximo año.

Muebles y trastos viejos alimentan la hoguera, y maldiciones y lágrimas y la alegría de saber como le arden las entrañas al diablo.

Anuncios