septiembre 2008


A veces,… ¿verdad?

uno tiene vistas al mar

y sólo ve el abismo.

 

Anuncios

 

 

Esa luz..,

lágrima blanca

que de entre las nubes nace

y toca el mar;

húmeda piel 

de la naranja amarga

donde habito.

“El espacio literario es hoy el único que muestra mundos y lenguajes distintos de los que se nos imponen. La literatura es la única alternativa a las tiranías cotidianas”.

Enrique Vila-Matas

No espera nadie mis palabras, las que vagamente surgen de mi mente y huyen despavoridas de mi cuerpo con la sensación de no haber recaudado estos días nada interesante que decir, nada que contar. El verano se aleja, la calidez de las primeras horas de la mañana ya se desvanece en mis recuerdos y enfrento hoy mis ojos a ese mundo, no imaginario, escrito día a día por mí y para mí: mi autobiografía cotidiana.  Nadie espera que yo escriba, que hable, que rompa mi voz el silencio, que rasgue la piel de este blog con mis tatuajes tecleados. Nadie persigue mis palabras, ni las colecciona, ni las recuerda, ni les apasiona, ni las canta. Tan sólo una voz profunda, un silbido interior se aproxima y me llama para decirme que hoy ya está bien de soñar que no soy yo quien te dice que se acabará el mundo quizás hoy o mañana.