octubre 2008


El otro día, una de las personas que más quiero del mundo, me dijo que mi blog era desgarrador. Me veo en la obligación de poner este video para desmentir tal afirmación. Aunque no sé que es peor…

Anuncios

Esta mañana he comprado un cuaderno, donde anotar las cosas que quiero hacer en las horas muertas. Anotaré en sus hojas todo lo que no hice a tiempo por el miedo a dejar de ser lo que soy, por el miedo a perder todo lo que tengo, por el miedo a vivir sin contemplaciones. Lo llevaré bajo el brazo tras el beso de Tánatos y esperaré a que escampe el temporal de mi sueño, que caiga en el olvido lo que fui y mi memoria. Abriré mis ojos, tras pagar a Caronte, y repasaré lentamente mis anotaciones. Leeré nuevamente, entre sombras de Hades, que alguna vez no quise ser, lo que se dice aquí, un hombre bueno; que anhelé las horas de gritar con las manos, de apuñalar al tiempo y romper corazones, que deseé caricias que no eran mías, que amordacé los versos, que disfracé palabras. Ahora que tengo este cuaderno en las manos, bitácora de las horas que deparó el silencio, lo esconderé entre sábanas de hojas de parra, antes de que llegue ese yo que recubre el miedo, y lo rompa en pedazos y avive el fuego del infierno que sufre quien no vive en paz ni con su propio pronombre.