Tanto tiempo hacía
que la luna de agosto
no me miraba inquieta,
que olvidé
cómo sabe la vida
en esta gotita intacta
que vagamente te ciega.

Anuncios