Oleaje

Adornando tus cejas arqueadas,
justo antes de que encienda la noche
la oculta cerilla de tu camisón,

hay olas hermosas que buscan
arrancar al aire y a la roca,
espuma y gemido, o viceversa.