Arrepentirse no es
dejar descender una lágrima
hasta tu costado,
 
sino sentir en él,
el mismo dolor del árbol
que pierde sus hojas
mucho antes del otoño.
Anuncios