La noche se ha convertido en divertida de repente, como ocurren todas estas cosas. De repente, he notado el olor a rosas que llega a la mesita de noche, he escuchado pasear a algunos coches y he pesando lo felices que son algunos con tan sólo hacer ruido; deben sentirse más hombres, supongo. La franela de las sábanas vaticina mi destiempo y que aún me queda por dormir más de media noche; qué paz y qué sosiego da saberse por unas horas muerto, con la absoluta certeza de que vas a resucitar. Pero antes de abrazar a Morfeo y besar amablemente la mano de Iris, juego a escuchar mi silencio, el sonido de la respiración, el crepitar de las luces de invierno, la estrategia de los espejos para el día siguiente, las gotas de rocío agolpándose en el cristal de la ventana, la inercia de las estrellas y sus pronósticos en las hojas del Zodiaco. La noche se ha convertido en divertida de repente, puede ser la primera de un nuevo año.

Feliz 2012 a todos.

Anuncios